#singingintheshower

¿Sabes por que cantas en la ducha?. ¿No te resulta curioso que lo haga todo el mundo?.

Todo el mundo canta en la ducha, con más o menos frecuencia, pero lo hace. No importa dónde nacemos, qué lengua hablamos, si eres hombre o mujer, el color de la piel, ni siquiera nuestras costumbres o tradiciones. Quién no recuerda ese momento mágico donde nos sentimos como si estuviéramos sobre un gran escenario, micrófono en mano y nos vamos creciendo por minutos.

Para comenzar a buscar un porqué, vamos a empezar por el lugar donde cantamos, la ducha.

La física tiene la primera respuesta. Son las paredes de azulejo generalmente lisas y más duras que las del resto de nuestra casa las que convierten al baño en una caja de resonancia. Aumenta la intensidad del sonido, pues las ondas sonoras se reflejan en las paredes. Es una especie de eco que se desvanece rápidamente, pero nos da una voz increíble gracias a una acústica propia de un estudio de grabación.

La segunda respuesta para que la ducha sea el momento elegido por todos tiene que ver con la sensación de relax que nos produce ducharnos. Agradable olor a jabón, el rumor del agua y su contacto con la piel, ambiente calentito y lo más importante, estamos solos, posiblemente el único lugar de la casa en el que estamos con nosotros mismos, y entonces nos deshinibimos, nos sentimos libres, sin ser observados y sin miedo al ridículo.

Es como si por un instante, el mundo se parara, y siendo en el sitio y el estado propicio, nos lanzamos a cantar a pleno pulmón.

Es en ese momento donde, según demuestran algunos estudios, comienzan los beneficios físicos y mentales de cantar en la ducha.

  1. El aire caliente y el vapor ayudan a mantener hidratadas nuestras cuerdas vocales.
  2. Para cantar respiramos más profundamente, lo que genera una mayor oxigenación en la sangre y facilita la circulación.
  3. Se fortalece el sistema inmunológico, ya que al cantar se generan endorfinas y esto nos mejora llamativamente el ánimo.
  4. La música es un transmisor de emociones, conecta a las personas y genera un estado de bienestar al permitir desconectar la mente y concentrarnos exclusivamente en el sonido.
  5. Aumenta nuestra autoestima, al sentir que cantamos mucho mejor debido a la acústica del baño.

 

Todos estos efectos nos llevan a un estado de buen humor. Así que, relajados, con las cuerdas vocales hidratadas, la circulación sanguínea encontrando su ritmo las endorfinas se disparan levantando nuestro ánimo y la autoestima va hacia arriba al mismo ritmo que la intensidad del momento.

Así ya estamos listos para afrontar los retos de un nuevo día, al que solo le falta un pensamiento positivo para salir a la calle con la actitud necesaria para que se convierta en un GRAN DÍA.

 

Fuentes: Victoria Navicelli “el músico interno”.

5 Replies to “#singingintheshower”

  1. Es un artículo muy original y super interesate,

    1. Muchas gracias Arturo!

    2. Gracias! Y muchas gracias por compartir mi material. Me pueden seguir en IG Victoria Navicelli y en Facebokk como Victoria Navicelli. En TW @VikyNavicelli.

      Saludos!

  2. Gracias! Y muchas gracias por compartir mi material. Me pueden seguir en IG Victoria Navicelli y en Facebook como Victoria Navicelli. En TW @VikyNavicelli.

    Saludos!

    1. Gracias a ti Victoria, nos quedamos tú contacto.
      Saludos

Deja un comentario